Soy Antonio de La Solanilla, inmerso en una larga recuperación, llegamos a la dolorosa situación de tener que realizar un cambio en nuestra vida.

Por un tiempo, dejamos la crianza y el pastoreo a un lado. Si bien continuamos con nuestra colaboración en Latinoamérica.

Es por eso que os enseñamos algunos de nuestros reproductores, para que nos mostréis vuestro interés en acogerlos en vuestros hogares. Deseando que sean familias interesadas en ellos y que les faciliten un cuidado personalizado. Y siempre manteniendo un contacto intimo con nosotros.